Estimadas familias y queridos niños:

El viernes pasado, nos encontramos con una gran sorpresa. Después de tanto tiempo deseándolo, por fin emprendimos nuestro viaje para ser arqueólogos.

Teníamos una misión: Conseguir todos los instrumentos que necesitan los arqueólogos para trabajar; al tiempo que descubríamos sus características.

Comenzamos muy ilusionados, aunque algo preocupados por si podríamos hacerlo al no llevar nuestro carné de arqueólogo encima. ¡Menos mal que las profes nos conocen y saben que lo tenemos bien guardadito en casa!

También, respiramos con alivio al saber que el Duende Bartolomé estaba con nosotros para desearnos suerte.

Primero descubrimos un vídeo muy interesante sobre el trabajo de los arqueólogos. Podéis volver a verlo pinchando sobre la siguiente imagen.

A partir de aquí, respondimos a una serie de preguntas e hicimos una lluvia de ideas. Vimos algunas herramientas, qué hacen los arqueólogos, para qué…

Lo hicimos tan bien que conseguimos nuestro primer objeto: ¡El maletín de arqueólogo!

A partir de aquí fuimos superando prueba a prueba en equipo pues, sabíamos que sin la ayuda de todos, no lo lograríamos.

Estas fueron las misiones que tuvimos que realizar:

  • Convertirnos en niños tan observadores y organizados como los arqueólogos. Sabemos que ellos observan con detalle y son muy cuidadosos con lo que ven. Por eso, nosotros tuvimos que descubrir las cosas que había desordenadas en una imagen y ordenar un poco nuestras mesas de trabajo. Cuando lo logramos, conseguimos una lupa muy especial.
  • Ser detallistas y metódicos. Un buen arqueólogo se fija muy bien en los pequeños detalles y deja todo reflejado en su cuaderno de campo. Nosotros tuvimos que copiar unas imágenes en una cuadrícula. ¡Lo hicimos fenomenal y conseguimos nuestro propio cuaderno! Estamos deseando estrenarlo.
Image
  • Demostrar nuestra paciencia y persistencia. Un arqueólogo es persistente. Tiene determinación, automotivación y es paciente. Trabaja despacio pero sin pausa. Nosotros demostramos esta habilidad construyendo una torre muy alta con piezas de dominó. ¡Aunque se nos caían, volvíamos a intentarlo! ¡Gracias a nuestro trabajo, conseguimos la rasqueta!
  • En la cuarta prueba tuvimos que mostrar lo cuidadosos que podemos llegar a ser. Sabemos lo importante que es ser delicados pues sin eso, los arqueólogos romperían todas las piezas. Vimos que los arqueólogos usan brochas para limpiar los objetos y nosotros conseguimos la nuestra después de pasarnos una complicada estructura de LEGO sin que se nos cayese al suelo. ¡Celebramos con gran ilusión nuestro éxito de equipo!
  • Por último, mostramos nuestra capacidad de análisis. Un arqueólogo tiene mente analítica y lógica para poder procesar la información de los resultados. Nosotros tuvimos que ordenar unas recetas, sabiendo que los arqueólogos deben, al igual que nosotros, ordenar los hechos del pasado. ¿Qué sucede antes, después…? Con ello conseguimos nuestra cinta métrica, pues descubrimos que no podemos investigar empezando por cualquier parte, sino por cuadrículas.

Finalmente, después de conseguir nuestro Kit de arqueólogo completo, lo celebramos haciéndonos una foto de grupo como esta. ¡Juntos podemos con todo!

Estamos deseando seguir nuestra aventura. Será dentro de poco y, para los que no hayáis podido venir…¡No os preocupéis!; vuestro maletín os espera en clase.

Os queremos mucho, nuestros pequeños arqueólogos.

Equipo Docente de 1º y 2º